Hablamos con Hans Masch, el dueño de El Cafetalito, uno de los nombres más grandes en el negocio del café de Guatemala. Nos compartió de donde surgió El Cafetalito y su historia, además de su opinión sobre el futuro del café en Guatemala.

El Cafetalito es una de las cadenas de cafés más grandes en Guatemala, además de productores. ¿Puede contarnos de donde surgió la idea de comenzar El Cafetalito?

En el inicio, mi abuelo fue exportador de café toda su vida. La mayor parte de la producción del café de Guatemala se iba a Alemania en aquel tiempo, en una época en la que hubo grandes migraciones de alemanes a Guatemala.

¿Cuál es la historia de El Cafetalito?

 En el año 1965, mi mamá funda El Cafetalito, en el jardín de la casa de mis abuelos. Ella trabajaba en el área de catación y tostando las muestras del café, luego vendiéndolo en las tiendas y restaurantes de la zona 10 que era donde ella vivía. A inicios de los años 70 ella fue la primera en traer una empacadora automática a Guatemala y así se comenzó a automatizar parte del proceso. Inició en el jardín de mis abuelos y desde el inicio tuvo el nombre de El Cafetalito. Con los años ella pudo exportar el café a distintos mercados mundiales.  En el año 1984, se trasladó del jardín de mis abuelos a una instalación más formal en la zona 14 y en 1996 se trasladó a Boca del Monte que es donde está actualmente. En esa época, se dio la explosión de las cafeterías, en Estados Unidos, por lo que nos dio la idea de poner una tienda. La primera fue en 1998 en Pradera. Ese mismo año comenzamos a vender el café en El Salvador y en el año 2000 comenzamos a venderlo en Belice. Ahora cubrimos todos los 22 departamentos de Guatemala.

¿Cuál es su historia, por qué decidió trabajar en el negocio del café?

Desde niño acompañaba a mi papá, quien también exportaba café, y catábamos café. En las vacaciones trabajaba empacando café en la tostaduría con mi mamá. En 1992, mi hermano y yo nos integramos al negocio, y desde entonces he estado en El Cafetalito. El café es mi pasión, desde pequeño comencé, es de mi familia, de tradición, y ya es mi forma de vivir. Claro, me gusta mucho y lo tomo mucho.

¿De dónde viene el café que se sirve en El Cafetalito?

 Son cafés de todas las regiones productoras de Guatemala. Nosotros vamos a los diferentes lugares y conocemos a las personas y sus producciones, buscando un café de calidad.

¿Quienes son los productores de este café?

 De las diferentes regiones, buscamos a pequeños productores y comunidades agrarias de esos lugares, pero también le compramos a productores grandes y medianos, buscando siempre que la calidad sea óptima.

¿Qué tipos de café producen y venden posteriormente?

 Vendemos café de calidad, lo catamos, tostamos y empacamos. En las tiendas también buscamos tener calidad, en la preparación, con el agua, el mantenimiento, con nuestro personal.

¿Que se espera transmitir con el café de El Cafetalito?

 Esperamos tener cafés de primera calidad, en los regionales y los blends de Golden Collection y Extra. Si uno compra un mal café, quien va a sentirlo es el consumidor. La calidad es lo más importante. Cuando comenzamos las tiendas, queríamos tener una buena pastelería además del café, porque aquí en Guatemala acompañamos el café con un pastel, y nos gusta sentarnos a tomar y disfrutar el café. Buscamos que el café de Guatemala sea nuestro embajador en el mundo, siendo especial y un motivo de orgullo porque ha sido producido por miles de personas.

¿Cómo son las personas que trabajan en El Cafetalito, se les da algún tipo de capacitación como baristas?

 Tenemos cursos de barista para todos nuestros empleados, pero también trabajamos de una manera emocional, para que ellos se sientan parte de una familia.

¿Hacia dónde va El Cafetalito?

Hemos exportado a países como Rusia y Corea del Sur, y esperamos comenzar a exportar a Israel próximamente. Tenemos 32 tiendas y buscamos seguir creciendo. Se ha dado el boom de los autocafés, por lo que estamos considerando explorar esa opción. Tenemos muchos planes para El Cafetalito.

¿Cuál cree que es el futuro del café de Guatemala?

 Yo veo el café de Guatemala con mucho potencial, con sus 8 regiones y sus miles de microclimas. Esto nos hace únicos y con mucho potencial, pero aún tenemos mucho que descubrir y aprender, como variedades exóticas y mejora de proceso.  Cuando los precios del café son buenos, es algo que le llega a todos los productores, ya que de los 22 departamentos en Guatemala, en 20 se produce café, lo que significa que se da un resultado en toda la población. El café es el mayor empleador, por eso decimos que el café es el corazón de Guatemala. Pero creo que ya tenemos uno de los mejores cafés y el mundo ya se ha dado cuenta.