¿Sabías que el neuromarketing te puede ayudar a vender más?

No hace falta ser una gran multinacional para aplicar estrategias de venta eficaces basadas en el funcionamiento del cerebro humano.

Cualquier empresa, por pequeña que sea, puede aplicar unos trucos básicos de neuromarketing, con la ventaja de que la inversión es mínima: un poco de tiempo y algo de imaginación.

El neuromarketing es relativamente nuevo pero ya se venía utilizando para conocer el comportamiento del consumidor. Los avances científicos han permitido impulsarlo pero sólo las grandes empresas le están sacando rendimiento. Conocer bien a nuestro mercado es básico para captar más clientes, sí, pero aunque pensemos que somos racionales la verdad es quesomos más emocionales e impulsivos de lo que pensamos. Por eso mismo el neuromarketing te puede ayudar a vender más, sea cual sea tu negocio, usando estos trucos.

  • Lo que huele bien se vende bien: pero no sólo los productos de alimentación o los relacionados con la estética aprovechan este truco del neuromarketing. También lo hacen los casinos y los hoteles para crear un ambiente más cómodo para favorecer el consumo. Lo que olemos puede tener una capacidad de recuerdo mucho mayor, que nos permite volver a sentir ciertas emocionales positivas.
  • La rima se pega: aunque ya los anuncios de televisión no aplican las rimas, no hay más que recordar la publicidad de los años 80 y 90 para recuperar algunos clásico como el “qué bien, qué bien, hoy comemos con Isabel”. Las frases con rima y la música son una potente herramienta de neuromarketing porque ayudan a pegar el mensaje en la mente del consumidor. Y si es fácil de recordar más fácil será de comprar. Así que puedes aprovechar las rimas en frases escritas en cualquier soporte, sin tener que contratar un jingle.
  • Ser amable vende: como te decía la gente piensa que compra por un proceso 100% racional. La verdad es que no es así. Somos animales sociales así que la confianza o la relación con la persona es otro de los trucos de neuromarketing que puedes usar. Al final vamos al mismo bar o tienda muchas veces por la persona, no por el precio. Y para ello una sonrisa o un buen trato son las herramientas básicas, sencillas, baratas y sobre todo muy poderosas. Para aquellos negocios basados en conocimientos hacer un favor puede ser la mejor forma de ganarse a una persona que además de hablar bien de nosotros podrá convertirse en cliente.