El Plan de Vida Sostenible ha conducido a UNILEVER durante los últimos 6 años a un crecimiento beneficioso en costos y resiliencia hacia el futuro.

Uno de los pilares más importantes para el desarrollo del negocio en Unilever, es la convicción de que la sostenibilidad es un generador de oportunidades, valor compartido y crecimiento.

El reto actual de las empresas es encontrar esquemas para crecer sosteniblemente en todos los ámbitos: económico, ambiental, social. Las empresas ya no son simples observadoras de lo que sucede alrededor, cada movimiento tiene consecuencias, y está en nuestra mano que estas sean positivas. Conscientes de esta realidad, en Unilever pusimos en marcha el Plan de Vida Sostenible en el año 2010, una estrategia global y transversal al negocio, que tiene como objetivo seguir creciendo mientras reducimos la huella ambiental de nuestros productos a la mitad e incrementamos su impacto social positivo.

Sostenibilidad es un todo que está en el corazón de nuestro negocio y de quienes formamos parte de él.

Para Unilever, la sostenibilidad no es un certificado, un sello o una etiqueta. Sostenibilidad es un todo que está en el corazón de nuestro negocio y de quienes formamos parte de él, y que implica un crecimiento rentable, sostenido, y sobre todo, un crecimiento que aporta valor no solo a sus accionistas, sino también a todos aquellos que nos consumen y nos rodean, a la sociedad. Partimos de la base de que crecer a cualquier costo no es viable: el cambio climático, la escasez de agua, la obesidad y la desnutrición, son fenómenos en aumento.

Vivimos en un mundo vulnerable y altamente cambiante, y es vital unir esfuerzos y actuar pro-activamente para contribuir a paliar sus efectos. Por otro lado, y a pesar de los retos actuales, nunca hubo tantos avances tecnológicos a disposición del ser humano, ni tantas posibilidades de generar mejoras sustanciales para la vida de las personas.

 

En esta línea, el Plan de Vida Sostenible gira en torno a 3 pilares fundamentales, que resumen lo que podemos aportar:

1  Mejorar la salud y bienestar de mil millones de personas.

2  Reducir a la mitad el impacto ambiental de los productos en la cadena de valor.

3  Mejorar la calidad de vida de millones de personas.

 

Estas metas han representado desafíos enormes. Sin embargo, se han obtenido logros significativos. Por ejemplo, desde el 2010 en el que se lanzó el Plan, en Centroamérica se han reducido en un 33.5% las emisiones de gases de invernadero correspondientes al uso energético, el 36.6 % de captaciones de agua y 35.5 % de residuos por tonelada vendida.

 

Adicionalmente Unilever está altamente comprometida con la sostenibilidad a futuro y por ello ha adquirido nuevos compromisos medioambientales recientemente:

  • En el 2030 todas sus operaciones serán carbono – positivas, es decir utilizarán energías renovables y pondrán a disposición del mercado local los excedentes de esta energía limpia.

 

  • En el 2025 los empaques plásticos de sus productos serán 100% reciclables, reusables o compostables.

 

Un ejemplo muy positivo de manejo ambiental, por ejemplo, es que la compañía es una operación Cero Residuos a Vertederos. Esto significa que no se envía ninguno de los desechos de plantas ni oficinas administrativas a basureros, sino que se reutilizan o reciclan según su categoría. De esta manera, por ejemplo los desechos biodegradables se envían a criaderos para ser utilizados como comida para animales, o se utilizan para fabricar compost y abonar huertos urbanos.

En el 2016 se entregaron un total de 67 toneladas en productos de Unilever. Con estas aproximadamente se ha impactado positivamente la vida de más de 150 mil personas en la región.

Los desechos de empaques se envían a cementeras donde son tratados para convertirse en un elemento compositivo de los materiales que allí se producen. Por último, los desechos de oficinas administrativas se tratan con empresas recicladoras autorizada.

Otras buenas prácticas incluyen el tratamiento de aguas en las plantas, así como la generación de energía limpia a través de programas piloto de paneles solares o el cambio de las luminarias en toda la operación de Centroamérica para que sean LED.

Aunado a estas acciones y en línea con nuestros objetivos, se realizan donaciones con frecuencia a los Bancos de Alimentos en Centroamérica y otras instituciones bené cas: En el 2016 se entregaron un total de 67 toneladas en productos de Unilever. Con estas aproximadamente se ha impactado positivamente la vida de más de 150 mil personas en la región.

Otro de los retos es incluir a más personas en nuestra cadena de valor. En esta línea hemos traído a Centroamérica la iniciativa Shakti, un programa por que el formamos, junto con varios socios y aliados, a mujeres emprendedoras de áreas rurales que se convierten en micro distribuidoras de nuestros productos, adquiriendo habilidades que le permiten desarrollarse y generar ingresos adicionales.

Este no es un proceso que podamos hacer solos. Queremos que la sostenibilidad sea un movimiento que guíe nuestras vidas y para ello necesitamos colaborar y establecer alianzas con todos los sectores, con el objetivo de avanzar más rápido y mejor en la consecución de los Objetivo de Desarrollo Sostenible. Porque nunca hubo un momento más adecuado para crear un futuro mejor.

Escrito por Cristina Bonillo