Dos años de café, libros, y mucho talento

Segundo aniversario de Watson Books & Coffee

Hace dos años, un sábado 15 de agosto, tres jóvenes emprendedores abrieron las puertas de un espacio que, entre café de especialidad y una colección selecta de libros, se ha convertido en un importante catalizador cultural para la comunidad guatemalteca. Ana Fratti, Stephanie Morales y Pablo Morales fundaron Watson Books & Co   ffee con la intención de compartir con más personas su pasión por el café y los libros; y en el proceso, han compartido mucho más que eso, brindando una plataforma en la que artistas nuevos y conocidos encuentran un público fiel y constante.

Aunque siguen siendo una empresa relativamente joven, están ya causando un impacto en la economía y sociedad de Guatemala. Colaboran constantemente con otros emprendedores, ya sea ofreciéndoles un espacio para exponer y vender, o utilizando sus productos en sus recetas y procesos. Además, compran su café exclusivamente con trato directo con emprendedores caficultores que trabajan granos de alta calidad, pagando un precio justo y además ofreciéndoles capacitaciones y asesorías para la mejora de sus procesos internos y externos. Firmes creyentes en la educación y su importancia en el desarrollo de nuestro país, también apoyan a jóvenes estudiantes universitarios con empleos de horas flexibles y salarios competitivos, con el propósito de que puedan mantenerse estudiando y trabajando – y no uno bloquee el otro.

Como buenos emprendedores, Stephanie, Ana, y Pablo ya están preparando qué viene después. En conjunto con Hatsu y Gronn, comenzaron hace poco un ambicioso proyecto de responsabilidad social: recopilación y upcycling de botellas de té. Y siempre buscan más café, más libros, más amigos y mejores alianzas; conforme descubren y acoplan su importancia no solo como cafetería y librería si no como catalizador cultural, buscan la manera de continuar y mejorar su potencial como plataforma para el talento local. “Queremos seguir siendo el ambiente que nos caracteriza, servir el mejor café que podamos, y llevar esto a más lugares – ¡a nuevas personas!”, indica Ana.

El día de su aniversario celebraron cada logro, pequeño o grande, junto a su equipo y clientes. El día comenzó con una catación de café, en la que no solo se probaron cuatro diferentes granos, si no se dio también una pequeña explicación de los procesos que afectan el café. A mediodía los acompañó el restaurante L’Aperó, resultando en un memorable almuerzo en el que sus deliciosas pizzas se sumaron al menú de la casa. Más tarde el muralista Ludwig Lux pintó un mural conmemorativo en una de las paredes – seguido de una segunda catación, esta vez de Cerveza Xamán, quienes presentaron dos mezclas artesanales que degustaron a todo el público. Y no dejemos el maravilloso cierre de la noche: El Gordo, su banda, y su música alegre deleitaron a todos con un excelente concierto.