Cristina Pérez inició su carrera profesional en la Universidad Francisco Marroquín en el año 2009 en la carrera Licenciatura de Administración de Empresas, luego de 2 años de estudios en Guatemala, en el año 2011 decide transferirse a Suffolk University en Boston, donde continúa estudiando en la misma carrera agregándole un minor en mercadeo.

En el año 2013 Cristina termina su carrera en Boston, se gradúa como profesional y decide regresar a Guatemala para incorporarse a una empresa familiar llamada Equimed, la cual se dedica a la venta de equipos hospitalarios. Durante su tiempo en Equimed desarrolló el departamento de licitaciones en el cual estuvo trabajando hasta agosto del 2014.

Ese mismo mes, Cristina a sus 22 años, decide incorporarse a Sumédica, otra empresa familiar. Esta es una empresa dedicada a tratamientos de hemodiálisis que consiste en limpiar la sangre del paciente cuando existe una falla renal, con lo cual se está ayudando a que estos males incurables se hagan menos pesados para el paciente y su calidad de vida mejore.

Este centro de atención lleva 10 años funcionando en Quetzaltenango y en el 2014 abrieron sus puertas en la ciudad de Guatemala, donde a través de la última generación de tecnología en máquinas ayudan a los pacientes a limpiar las toxinas de su cuerpo. Con tan solo 6 pacientes a través de un programa social, el segundo centro de hemodiálisis de Sumédica comienza a operar y desde ese día Cristina se incorpora a la empresa.

El IGSS por medio de un contrato creó alianza con Sumédica para poder trabajar juntos por la salud de las personas trabajadoras de Guatemala. Después de un arduo y agitado trabajo por casi 3 años, Sumédica hoy tiene 320 pacientes en la ciudad de Guatemala y 210 en Quetzaltenango, cambiando la vida de casi 600 personas.

Hoy por hoy se han realizado más de 78,000 tratamientos de hemodiálisis en la unidad Petapa; Cristina al llevar 3 años trabajando en este centro de atención se encarga de toda el área administrativa de las dos unidades y cuenta con un equipo en la unidad de Quetzaltenango de 38 personas y en la de Petapa de 55 personas, lo que la ha ayudado a convivir con más personas de lo que alguna vez se esperó. De ese equipo de trabajo con el que ella cuenta, ha podido sacarle provecho a todas las cualidades y energías de trabajar que poseen las mujeres ya que de su equipo de Quetzaltenango 20 son mujeres y del de Avenida Petapa 23, entre ellas se encuentran puestos desde personal de mantenimiento, enfermería, recepcionistas, auxiliares, nutricionistas y hasta medicas internistas.

En tres años ha formado un equipo de trabajo del cual, ella nos cuenta que está muy orgullosa por todos los retos y obstáculos que han sobrepasado juntos, aparte de tener personas a su cargo de todos los puestos, el trabajo en equipo es algo vital para ella y para Sumédica en general. A Cristina le encanta el liderazgo y el aprendizaje que recibe día a día a base de sus experiencias como las de los demás.

“Hemos cambiado vidas desde el primer día y se ha convertido en mi pasión y en la de Sumédica, como dice nuestro lema “Nuestro trabajo cambia vidas”.

Para Sumédica siempre han existido y van a existir retos ya que se dedican a la salud de las personas, pero cuando se trabaja con un equipo tan unido y entregado a la vida de las personas, todo es posible.

Por Cristina Pérez – Gerente Administrativa Sumédica