Alan Tenenbaum W. nació el 22 de abril de 1982 en Guatemala. Las tres pasiones de Alan desde muy temprana edad son la música, los deportes y viajar. El deseo de conocer distintas culturas y sumergirse en ellas y así aprender de la vida llevó a Alan a Israel al terminar sus estudios secundarios. En Israel convivió con gente de todo el mundo y vivió en un kibutz la cual es una comuna agrícola israelí aquí bajo pencas de bananos de las palmeras durante seis meses.  Después de vivir en la hermosa ciudad de Boulder en Colorado y estudiar Mercadeo regresa a Guatemala donde trabajó por años en la industria de la publicidad y el mercadeo.

La tarde del día 21 de junio del 2008 un clavado a una piscina hizo que volviera a nacer, lo dejó inconsciente debajo del agua, no sufrió daño cerebral ni se ahogó porque afortunadamente familiares que se encontraban con él lograron actuar rápido y sacarlo justo a tiempo. Las consecuencias de ese día resultan dejándolo cuadripléjico a sus veintiséis años de edad ya que los restos de dos de sus cervicales impactaron su médula. Los siguientes años para Alan, su familia y amigos fueron muy difíciles, pero lograron salir adelante con actitud positiva, paciencia y mucho trabajo.

Alan día a día busca su independencia y regresar a hacer todo lo que le apasiona. A sus pasiones agregó escribir notas en Facebook y fue el apoyo y la sugerencia de muchos de que escribiera un libro y en una noche de insomnio surge una idea que se convirtió en su primera novela “En la Silla de Morfeo” y así se vuelve una de sus misiones de vida, compartir su historia y lecciones de vida por medio de su libro y charlas motivacionales con el objetivo de que la gente afronte los problemas que se presentan con una actitud positiva.

Más adelante, se percató que el futuro de nuestro país radica en los niños. Una de las frases que Alan utiliza todo el tiempo para afrontar situaciones con actitud positiva es “Teikirizi y pa’lante!”. Su lema lo inspiró a escribir un libro dirigido a niños, que también los adultos pueden disfrutar e implementar en su día a día.

El libro cuenta la historia de dos hermanos llamados Teikirizi y Pa’lante que quieren atrapar una estrella. Ninguno de los dos puede atraparla por su cuenta, pero aprenden que uniendo sus capacidades pueden alcanzar sus metas. El mensaje que el libro pretende dejar es que hay que tomarse las cosas y situaciones con calma, pero siempre avanzando en dirección del progreso y solución. El libro lo llamó TEIKIRIZI & PA’LANTE aludiendo a su lema. Alan busca inspirar a guatemaltecos de todas las edades mediante sus libros y charlas motivacionales de las enseñanzas que le ha dejado la vida.